Tejiendo redes para la regeneración

Columna por Carolina Muñoz, Directora Ejecutiva de Chile Regenerativo


Hace ya algunos años, que emergen diversas iniciativas y organizaciones que basan sus acciones en principios regenerativos, potenciando lo local y reconociendo nuestra conexión intrínseca con la naturaleza. 

Detrás de estas organizaciones hay personas que comprenden la imperativa necesidad de cuidarnos mutuamente como especie humana y de preservar nuestro planeta para asegurar nuestra supervivencia continua. Son personas que reconocen el estado de colapso en el que nos encontramos y se rebelan contra el sistema establecido que nos ha llevado a este punto y, con el objetivo de crear algo nuevo, ven en la regeneración un nuevo camino posible. 

Emergen agricultores y ganaderos regenerativos, guardianes de semillas y muchos otros roles que velan por mantener la armonía entre los diferentes entornos, con la aspiración de fomentar la conciencia de que los seres humanos formamos parte integral de la naturaleza y así debemos volver a reconocernos. 

Simultáneamente, emergen agentes de cambio que buscan transitar hacia la regeneración o que ya están participando en procesos regenerativos. Actores que están diseñando organizaciones con enfoque regenerativo, y nuevos líderes que buscan influir en el sector empresarial o el sector público desde esta mirada más integrativa.  

Cientos de personas en Chile y en todo el mundo están comprometidas en la construcción de un país más amable, sano e inclusivo. Sin embargo, a pesar de percibir y compartir una épica común, existe una falta de conocimiento mutuo, una desconexión y ausencia de diálogo. ¿Podrían ser nuestros egos los responsables? ¿O quizás nuestra ceguera hacia las perspectivas ajenas? ¿Las burbujas sectoriales nos impiden ver a los demás? ¿O es nuestra dificultad real para colaborar de manera efectiva? Algo está sucediendo que nos está impidiendo avanzar como comunidad.

Estoy convencida de que si no conseguimos tejer verdaderamente una red colaborativa, será difícil que el paradigma de la regeneración realmente emerja. Como sostiene Deborah Frieze, “si los rebeldes se mantienen aislados, no ocurrirá nada; sin embargo, si se conectan entre sí, si intercambian información y aprendizajes, los esfuerzos individuales pueden converger en un sistema poderoso capaz de alterar el antiguo orden y dar vida a algo nuevo”.

¿Qué estamos esperando? Aquellos de nosotros que nos rebelamos contra el sistema actual, nos necesitamos unos a otros. Es clave que nos conectemos, nos reconozcamos y colaboremos a pesar de nuestras diferencias. Todos somos importantes y cada uno tiene un papel distinto que desempeñar. Solo trabajando juntos podremos fortalecernos mutuamente y mantener la resiliencia necesaria para dar vida a lo nuevo en medio del declive de lo antiguo.

Desde Chile Regenerativo queremos potenciar la articulación del ecosistema de personas y organizaciones que día a día trabajan por llevar la regeneración a distintos rincones de Chile. Y para ello nos ponemos al servicio de tejer las redes que se necesitan, y de construir los puentes que permitan conectarnos humanamente para fortalecer el proceso de cambio que se asoma. 

Tener un planeta más sano, amoroso y resiliente, donde el principal foco es el respeto por nuestra naturaleza, depende de nosotros. Será necesario colaborar radicalmente, a pesar de nuestras diferencias, reconocernos, escucharnos, respetarnos y cuidarnos unos a otros y a todo el ecosistema.

Compartir contenido:

Otros contenidos
del blog

Emerge un Chile colaborativo

El pasado martes 19 de marzo fuimos invitados Emerge Chile, un encuentro con más de 300 líderes de diferentes sectores, reunidos para dialogar de manera participativa, inclusiva e integral.